Caracas - Venezuela
diciembre 15 2019 / 8:28 p. m.

AN acusa al régimen de estimular política del oro de sangre para mantenerse en el poder

Fecha: 26/11/2019

Prensa AN

(Caracas, 26 de noviembre de 2019).- La mayoría parlamentaria de la Unidad en Asamblea Nacional condenó la masacre ocurrida el día viernes en la población indígena de Ikabarú  en el estado Bolívar,   calificándola como parte de  la política de “el  oro de sangre” que desarrolla el régimen usurpador en el estado Bolívar  al asociarse con bandas criminales nacionales e internacionales, lo que le permite utilizar los recursos que allí se generan para mantenerse en el poder  y disfrutar de las prebendas de la corrupción.

Ocho oradores de todas las tendencias políticas rechazaron estos sucesos, iniciando el debate el diputado el Ángel Medina, quien  culpó de la masacre a quienes  que están en el poder “manchándose de sangre, por su  voracidad y a la ambición”. Argumentó que en Bolívar el Arco Minero del Orinoco ha logrado, en buena medida, destruir y descomponer la vida y los arreglos sociales, “ahora se impone la  cultura de  la sangre y las  balas, donde la fuerza es la nueva forma de determinar quién manda  en una zona que  se ha convertido en instrumento de destrucción de las familias de Guayana”.

Ante los sucesos del pasado viernes, cuando varios encapuchados llegaron disparando y asesinando, con indolencia en Ikabarú,  el parlamentario  “denunció  la pretensión del régimen  de gobernar con las balas para hacerse de las minas de este pueblo indígena”. Aseguró que este no es un hecho aislado, sino que es parte de una política permanente que usa la  violencia para tomar las minas de Guayana, señalando que desde  el 2016 han ocurrido al menos 40 masacres en Bolívar por la fiebre del oro, que está sustituyendo  la renta petrolera y  produciendo un escocido histórico.

El diputado José Pratt señaló que este “oro de  sangre” financia violaciones de grupos terroristas y  genera devastación y muerte en las zonas de extracción.  Denunciando además que se juegan con las comunicaciones y el régimen pretende validar que es una guerra entre bandas, lo cual desmintió categóricamente.

Señaló a Justo Noguera, gobernador usurpador, por  intentar desplazar a quienes durante generaciones han trabajado la minería artesanal, resaltando que  no es la primera vez que asesinan indígenas por temas de minería. De igual forma, aseguró que seguirán estos hechos “porque el oro de Guayana es la caja chica de un régimen que no encuentra como sostenerse y se asocia con grupos delincuentes nacionales e internacionales como la FARC y el ELN”

En nombre del Bloque de la diputada, Patria Yosmary Fernández, envió un  mensaje de solidaridad a familiares víctimas, rechazando estos hechos violentos donde fallecieron indígenas y no indígenas. Pidió a los partidos no tomar esto como bandera política por respeto a la dignidad humana. “Queremos demostrar al pueblo Venezuela y al mundo que la revolución tiene el compromiso con los pueblos originarios de garantizarles derechos y acompañarlos construcción de la patria”, puntualizó.

 

 

 

Freddy Valera, diputado de la Unidad, precisó que el arco minero  es  un problema de Estado que le dio nueva connotación a la minería, pero particularmente en Bolívar, donde la seguridad la ejercen los militares y los cuerpos represivos junto al gobernador usurpador, a quien  solo  le preocupan las minas y no los  problemas de la  gente en la región.  

Señaló que este es un problema entre delincuentes y mucha gente vinculada al gobierno, que explota el oro, y  hoy traen a la guerrilla para sacar a los pranes,  con el agravante de que las toneladas de  ese  oro que dicen producir  no entran el BCV, porque el gobierno tiene la capacidad de permitir que se salga del país sin llegar  a ninguna inversión social, sino que  va directo al bolsillo de los delincuentes de las minas.

Por su parte, el diputado Edwin Luzardo cuestionó que se pida no politizar el tema, cuando ninguna masacre ha tenido respuesta. Igualmente aseguró que las muertes no acabaran, si no se termina con la mafia del negocio del oro. “No acabaremos con asesinatos indígenas sino se erradicamos con la mafia y para ello hay que resolver el problema político  del cese de la usurpación.”

Defendió las sanciones económicas que se han aplicado sobre Venezuela, calificándolas como un acto de rescate de recursos, de los ladrones que están acabando con el país. “Nos toca el compromiso de dar justicia al pueblo venezolano y no acabaremos con la injusticia hasta que no logremos el cese de la usurpación. Jamás lograremos elecciones libres y transparente hasta no cumplir este compromiso adquirido”.

Por su parte, el diputado Ángel Parico, del Bloque de la Patria aseguró que el régimen desarrolla un plan para  organizar desde el arco minero un nuevo modelo de economía, sin embargo que “no será fácil disminuir la violencia en ese territorio”.

Respondió a quien lo precedió en su intervención, señalándole que la economía venezolana se destruye pidiendo sanciones desde afuera y pidió a la AN dedicarse a  declarar una zona especial en el arco minero que le permita formar parte del nuevo modelo de producción que requiere el país, de una economía diversificada.

El diputado Julio Igarza aseguró que quienes asesinan y masacran lo hace con la venia del gobierno actual, pues se trata de saquear el oro de nuestra tierra y suelo, sin seguir el precepto constitucional de consultar previamente a los pueblos originarios sobre si están de acuerdo en explotar sus tierras

Rechazó el saqueo de las riquezas y biodiversidad del país que conlleva la destrucción del medio ambiente. “En amazonas no necesitamos destruir un parque nacional para generar ingresos, porque la belleza natural con el turismo no dejara más que saquear la naturaleza”. Igualmente alertó que se está perdiendo identidad, porque no se preservan las lenguas originarias que están contaminándose  con la  guerrilla y  el narcotráfico. Condenó estos asesinatos  en nombre de los pueblo originarios, pero afirmó que el peor daño   se está dando sobre   su  cultura, sus  usos y costumbres”.

Finalizó este debate el diputado  Romel Guzamana, quien  aseveró que se  abre el ciclo de las masacres por todos lados, porque el hambre chavista está caminando en América Latina. Se preguntó cuántos muertos y minas quieren el régimen, por lo que pidió actuar inmediatamente, porque estos pueblos están indefensos ante  las masacres que son ejecutadas ante la indiferencia del régimen.

Noticias Relacionadas

Buscador

Palacio Federal Legislativo, Caracas - Venezuela /
Teléfono: +58 212 7783322